en

así es la fórmula que ajustará haberes


Los diputados ligados a Máximo Kirchner cerraron filas detrás de la iniciativa enviada por el Senado. Algunos proponían una «compensación» por los precios

Los diputados kirchneristas apoyarán el proyecto oficial de movilidad jubilatoria sin incorporar una cláusula de inflación, una propuesta que habían elevado legisladores del oficialismo y la oposición. El sector liderado por el jefe de la bancada, Máximo Kirchner, firmó este miércoles el dictamen por mayoría en la Comisión de Previsión y Seguridad Social y de Presupuesto y Hacienda.

«Obviamente nosotros tenemos un dictamen de mayoría y vamos a apoyar ese despacho«, explicó la diputada del Frente de Todos cercana a Cristina Kirchner, Fernanda Vallejos. De esa manera, dio a entender que no se contemplará la idea de sumar una compensación en caso de que el incremento de los haberes sea inferior a la evolución de los precios. Los legisladores del bloque de extracción sindical, en tanto, guardaron silencio.

Con 42 votos a favor y 36 en contra, el oficialismo logró imponer el miércoles su iniciativa. Ahora, será tratada el próximo martes en el recinto, el mismo día que se debatirá la Ley del Aborto. El proyecto determina la forma de actualizar los ingresos de casi 18 millones de jubilados, pensionados y titulares de beneficios, como la Asignación Universal por Hijo (AUH) y la Asignación Universal por Embarazo (AUE).

El texto establece que los haberes se ajustarán en forma trimestral un 50% por el mejor resultado entre los índices salariales (INDEC y RIPTE) y otro 50% por recaudación, con un tope en función de los recursos que ingresen a la ANSES. Así, si los salarios son mayores que la variación anual de los ingresos totales de la seguridad social, se tomará el índice menor.

La diputada oficialista Fernanda Vallejos confirmó que apoyará el proyecto oficial aprobado en comisiones.

Como la fórmula excluye la inflación, en los últimos días se abrió un debate en el bloque oficialista. La diputada Gisella Marziotta y Juan Carlos Alderete sugirieron la modificación del proyecto para establecer una «compensación» contra la suba de precios. Se trata del mismo cambio que ya habían solicitado la UCR, el Frente de Izquierda y el Partido Socialista.

En su momento, la ANSES propuso un bono compensatorio para las prestaciones más bajas. Según el borrador revelado por iProfesional, el «suplemento extraordinario solidario» se aplicaría cuando la pérdida del haber en términos reales superara en un 10% la diferencia entre la movilidad y el valor de la canasta básica total. Pero finalmente se impuso el proyecto del Ministerio de Trabajo y de Economía.

El oficialismo sostiene que el retorno a la fórmula del 2008 permitirá que los jubilados obtengan ingresos por encima de la inflación y se dejará atrás el índice instrumentado en la gestión de Mauricio Macri, que se ajustaba un 70% por inflación y un 30% por salarios. También niegan que la nueva reforma se «coma» un trimestre, como alertan en la oposición.

Es que, de aprobarse el nuevo índice, el aumento de marzo se ajustará tomando el cuarto trimestre de 2020, sin cubrir el tercer trimestre del año corriente. Por la exclusión de tres meses y los ajustes con un rezago de seis meses, los jubilados perdieron 20 puntos entre 2017 y 2019. Recién en 2020, los haberes iban a empezar a recuperar terreno, algo que no ocurrió por la suspensión de la movilidad.

La oposición alerta que el proyecto oficial se «come» un trimestre y se perderán 20 puntos por la inflación.

Ahora, los cambios no contemplan la recuperación de la pérdida registrada en los últimos años. Tampoco la diferencia que se generó por la interrupción del cálculo vigente hasta diciembre de 2019. Si se hubiera mantenido ese índice, los jubilados hubieran recibido un aumento del 42%, 7 puntos por encima de la suba del 35,3% registrada efectivamente en 2020.

En términos de dinero, los incrementos por decreto implicaron que una persona que cobraba $20.000 en febrero recibió 31% en todo el año, por lo que sufrió una reducción de $2.000. Mientras que los haberes de $40.000, hoy perciben $6.000 menos por mes, y los de $80.000, $13.000 menos.

«Se ahorraron 100.000 millones de pesos, esta fue la única razón por la que aprobaron la Ley de Emergencia hace un año», señaló el diputado radical, Alejandro Cacace. «No hay garantías para que los jubilados no pierdan contra la inflación. Si la inflación es del 50 por ciento en 2021, como indica el BCRA, la caída de las jubilaciones será de 20 puntos en un año», sostuvo.

Por otra parte, el diputado del Frente de Izquierda, Nicolás del Caño, señaló que «si la idea del gobierno es recomponer los haberes, no se entiende por qué no ponen una cláusula que fije un piso contra la inflación«. «Hay que terminar con el desfinanciamiento de ANSES y restituir los aportes patronales que bajó Cavallo y nunca más se restituyeron», aseguró.



Noticia Original

¿Qué piensas del artículo?

Escrito por Redacción

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando…

0

Hubo dieciséis heridos por pirotecnia, descorches y…

¿cuánto sale comprar o construir una?