in

Video viral | La inesperada reacción de un perro sin hogar tras ser acariciado por primera vez en su vida | Facebook | FB | Tendencias | Animales | Mascotas | Estados Unidos | nnda nnrt | OFF-SIDE


A través de las redes sociales, se dio a conocer el caso de Eden, de raza pitbull que sorprendió a los jóvenes que acudieron a su rescate por su actitud tras ser acariciado. Su historia, resumida en un video que se ha vuelto viral, cautivó a millones de internautas.

MIRA: Varios perros unen esfuerzos y evitan que uno de los suyos sea devorado por un tiburón

Todo empezó cuando los rescatistas llegaron al garaje en el que se escondía el can, que buscaba evitar la intensa lluvia que había en ese momento. Es así que deciden cercar el lugar con mucha paciencia, llegando a con una red que permitiría dejarlo quieto; sin embargo, el perro optó por resistirse, en un acto habitual entre los animales que no tienen costumbre de lidiar con humanos.

El video viral nos deja ver que los rescatistas tuvieron que tener una gran paciencia, dado que el can, , se tomó su tiempo para acercarse a los jóvenes.

Tras notar que Eden se había dado por vencido, los rescatistas empezaron a acariciarlo, primero, con una vara para evitar una probable mordida. Llamó la atención que, en ningún momento, el pitbull deje de temblar, lo que daría entender que el animal jamás había recibido caricias.

Todo termina con el perro siendo trasladado a una veterinaria, en donde fue atendido y puesto a salvo bajo el cuidado de la organización Hope For Paws.

Con el tiempo, Eden aprendió a confiar en las personas, demostrando sentirse feliz luego de conocer a sus rescatistas que se preocuparon por brindarle el cariño que siempre necesitó.

TE PUEDE INTERESAR



Noticia Original

What do you think?

Written by Redacción

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Horóscopo: las predicciones sobre Dinero y Trabajo para los 12 signos del zodiaco en 2021 | OFF-SIDE

Más que un saludo navideño | Opinión