in

Abuelita celebra cumpleaños 103 haciéndose su primer tatuaje


Hay una cosa que Dorothy Pollack ama todavía más que la cerveza y las hamburguesas: las ranas. Por eso, en su cumpleaños 103 decidió cumplir uno de sus más grandes sueños y convirtió a su animal favorito en su primer tatuaje.

La mujer, de Míchigan, Estados Unidos, quería celebrar en grande el hecho de estar con vida, pues el Covid-19 le dio una nueva perspectiva de las cosas. ¡Hay que disfrutar al máximo!

Estaba deprimida por la cuarentena

Abuela de 103 años se hace su primer tatuaje

Debido al coronavirus, Pollack tuvo que pasar meses en cuarentena en el asilo sin poder comunicarse con su familia. Esto la sumió en una tristeza profunda y sus cuidadoras determinaron que la única manera de que Dorothy recuperara la sonrisa era dándola de alta para que se reuniera con sus seres queridos.

La enfermera nos dijo que estaba terriblemente deprimida y que necesitábamos sacarla de ahí. Por la cuarentena no podíamos verla, así que no teníamos ni idea de cómo se encontraba realmente. Ella tiene pérdida auditiva extrema, por lo que las llamadas telefónicas no fueron útiles.

—Teresa Zavitz-Jones, nieta de Dorothy Pollack

Un día que jamás olvidará

Abuela de 103 años se hace su primer tatuaje, rana en el antebrazo

Tras pasar meses en “prisión”, como Pollack definió a la cuarentena, se alegró tanto de respirar aire fresco que decidió recuperar el tiempo perdido y disfrutar los días al máximo. Lo primero en su lista de deseos era hacerse su primer tatuaje.

Para festejar su cumpleaños 103, su familia la llevó al estudio AWOL Custom Tattooing, Llc, donde el artista Ray Reasoner Jr. la esperaba encantado, pues Pollack sería su clienta más longeva. Incluso le regaló el tatuaje de una rana, su animal predilecto.

No hay nada que la detenga

Abuela de 103 años se hace su primer tatuaje y viaja por primera vez en moto Harley Davidson con rudo motociclista

Su tatuaje “fue pan comido”, incluso Ray dijo que se portó como una campeona pues en ningún momento se quejó ni hizo muecas de dolor. Pero ahora que había tachado el primer deseo en su lista, debía pasar al siguiente: subirse a una motocicleta.

Para ello, el papá del tatuador y buen amigo de la familia llevó a Dorothy a dar un paseo en su Harley Davidson. Seguramente es un día que la aventurera mujer nunca olvidará.

What do you think?

Written by fvolk

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

JackRabbit, una mini bicicleta eléctrica ligera y fácil de transportar

Facebook ahora permitirá cobrar por eventos en vivo