in

Trabajador humanitario, una actividad de alto riesgo


Radio France Internationale documentSalud y Bienestar

19 agosto, 2020

El año 2019 fue el peor en cuanto a violencia para los trabajadores humanitarios, anunció este miércoles la ONU con motivo del Día Mundial de la Ayuda Humanitaria. El pasado 9 de agosto fueron asesinados de manera brutal, en Níger, seis humanitarios de las ONG francesa Acted junto con el conductor y el guía, nigerinos, cuando visitaban la reserva de jirafas de Kuré, a 60 km al sureste de Niamey, la capital

Tres barrios del sur de Quito registran el mayor número de contagios de COVID-19; entre ellos, Guamaní, uno de los sectores donde Tierra Nueva está llevando a cabo un proyecto financiado por Manos Unidas para apoyar a las comunidades más afectadas en esta emergencia.
Tres barrios del sur de Quito registran el mayor número de contagios de COVID-19; entre ellos, Guamaní, uno de los sectores donde Tierra Nueva está llevando a cabo un proyecto financiado por Manos Unidas para apoyar a las comunidades más afectadas en esta emergencia. – © ManosUnidas

El año pasado, los ataques contra los humanitarios superaron los de los años precedentes con un total de 483 trabajadores agredidos, de ellos 125 asesinados, 234 heridos y 124 secuestrados en 277 incidentes, informó la ONU que cita datos del centro de investigación Humanitarian Outcomes.

 Esto representa un aumento del 18% en el número de víctimas con relación a 2018.

En 2019, la mayoría de los ataques se produjeron en Siria, Sudán del Sur, República Democrática del Congo, Afganistán y República Centroafricana. En Malí y Yemen se han duplicado los ataques en comparación con el año anterior.

El pasado año se registró un recrudecimiento de los ataques contra los trabajadores sanitarios, en particular contra médicos en Siria y humanitarios comprometidos con la lucha contra el ébola en RDC.

“Para millones de personas en el mundo las asistencia humanitaria es una garantía de vida y, en multitud de ocasiones, si no fuera por estas ayudas estaríamos hablando de crisis mucho mayores”, señala Ricardo Loy, secretario general de la ONG católica, Manos Unidas.

Durante la pandemia de Covid19, los humanitarios no han bajado los brazos.

“El trabajo de manos Unidas y sobre todo de nuestros socios locales, durante esta pandemia, se ha centrado fundamentalmente en procurar a las personas más desfavorecidas y vulnerables una asistencia que les garantice, como mínimo, el sustento diario. Nuestros socios locales han llegado con la ayuda que hemos enviado de España a los lugares a los que las medidas de confinamiento iban a acrecentar el hambre y la pobreza. Gracias a este trabajo impagable y muchas veces voluntario, se ha garantizado la supervivencia de miles de personas”, añade Ricardo Loy.

“A los trabajadores humanitarios del mundo entero que realizan un trabajo importante y valiente en primera línea, les decimos: ‘gracias’”, declaró el secretario general adjunto para los asuntos humanitarios de la ONU, Mark Lowcock.

“La mejor manera de rendir homenaje a los trabajadores humanitarios es financiando su trabajo y garantizando su seguridad”, agregó.

Una seguridad que no siempre se puede garantizar, subraya el secretario general de Manos Unidas.

“Los trabajadores humanitarios, que en el caso de Manos Unidas son misioneros de la Iglesia Católica o miembros de asociaciones de ayuda social, se lleva a cabo muchas veces en lugares en los que nadie puede garantizar la seguridad. Sin esas personas que ponen en peligro sus vidas por atender a los más vulnerables, miles de personas se sentirían completamente desamparadas”.

En cuanto al aumento de violencia en contra de los humanitarios, Loy opina que “peligro siempre hay y nuestra historia es testigo de ello, sobre todo en lugar en donde la vida para algunos no parece tener demasiado valor. Pero hay algo que mueve a estos hombres y mujeres para cambiar el mundo y sobre todo la vida de los más vulnerables, porque muchas veces hacen frente a intereses, a políticas y acciones que son extremadamente peligrosas para las personas”.

El Día Mundial de la Ayuda Humanitaria corresponde al día del atentado contra la sede de la ONU en Bagdad, el 19 de agosto de 2003, que le costó la vida a 22 personas, entre ellas la del representante especial del secretario general para Irak, el brasileño Sergio Vieira de Mello.

Desde entonces, cerca de 5.000 humanitarios han sido asesinados, heridos o secuestrados. En la década 2010-2019, los ataques aumentaron 117% con relación al periodo 2000-2009, según la ONU.

Con la AFP

Fuente

What do you think?

Written by fvolk

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Efemérides del 19 de agosto

Así será el primer PC de escritorio de Huawei, según filtraciones