en

Pensar la salúd comunitaria: «Inflexiones históricas y Pandemia»


En el marco del Tinkunaco de ideas y en vísperas de la presentación de «Inflexiones históricas y Pandemia: Por una salud comunitaria» dialogamos con Vicente Diaz Couretot, el autor del artículo que forma parte del libro.

Ramon Carrillo, el primer Ministro de Salud de nuestro país, hacia la finalización de la primera mitad del Siglo XX, explicaba que «Solo sirven las conquistas científicas sobre la salud si estas son accesibles al pueblo» complementando que «La medicina no es solo un oficio, es una ciencia social, una ciencia política y una ciencia económica, y, finalmente, es también una forma de la cultura y la expresión más concreta del grado de adelanto de una Nación”. Así mismo, Gramsci a través de la filosofía de la prácrica considera que el ser humano es un ser comunitario y plástico, que necesita hacer en común y crear así cultura material de vida común para vivir. El propio hacer común, las ideas que lo guían, crea no solo la cultura material de vida, los medios de vida, sino la propia antropología subjetiva, individual, las propias necesidades y expectativas de vida del individuo. Es esa capacidad de autocrearse, como antropología y como cultura material de vida, mediante la praxis común donde recide la historicidad humana. Respecto a esto, Vicente piensa la Pandemia como un hecho histórico que viene a dar cuenta de una normalidad que ya no se retomará más. «Un necesario quiebre con las lógicas que nos trajeron hasta este lugar». Y aprovecha para reflexionar e invitar a replantearnos «nuestros privilegios como especie, nuestras subjetividades hegemónicas y totalizadoras impostadas del colonizador».

Nos encontramos, de esa manera, con disputas económicas «en un contexto de una profunda crisis mundial a partir de un sistema monetario en decadencia» explica Diaz Coretot «Allí se dan movimientos, organizaciones o manifestaciones sociales que buscan dar respuesta a lo que está subyugando al planeta tierra. Porque cuando hablamos de crisis económica, tenemos que hablar tambien de políticas del cuidado» Pensando la empatía como un factor intimamente correlacionado con la salud comunitaria, un pilar fundamental en la estructuración de una lógica preventiva y de promoción que abrace a la intergralidad de la persona humana, desde sus capacidades afectivas, emocionales, mentales, laborales, hasta la cuestión habitacional; Configurando de esta manera una vinculación directa a la repercusión economica a través de la distribución de la riqueza.

Vicente Diaz plantea tres hechos o hitos históricos que parten de la organización de la comunidad: las asambleas contra la megaminería, la toma estudiantil de la UNLaR, las luchas y organizaciones de los feminismos. «Cada uno de estos puntos de inflexión con sus propias particularidades tienen en común la defensa de derechos humanos y ambientales, la participación masiva en las calles, la irrupción de las mujeres y les jóvenes como promotores de cambios políticos y sociales, la
auto-organización asamblearia en espacios públicos, repensar la salud y la educación en clave colectiva y la implicación transversal de la población riojana en su amplio territorio»

Es a partir de esa lógica que plantea la Pandemia como un cuerto hecho o hito que nos interpela y que necesita ser pensado desde una nueva perspectiva, internalizando la cuestión social, humana y ambiental para poder alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible, priorizando  esa praxis creadora, autodirigida, de los individuos en comunidad que Gramsci ponía en concepto.

Escuchá el Podcast de la entrevista:



Nota Original

¿Qué piensas del artículo?

Escrito por Redacción

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando…

0

Las tardías disculpas de Victoria Abril por haber h…

EXTIENDEN LA INSCRIPCIÓN AL ADICIONAL JUBILATORIO PROVINCIAL